periodismo cultural y nueva obra
 
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::                                                               
 
La transgresión  de Reneé Lys
 
 
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::             
 
 
 
¿El género nace en o hace a la cultura?

 

Esta interrogación revitalizada en las palabras de la Lic. Susana Rostagnol es un impulso  para reafirmarse(nos) en el posicionamiento de que la categoría Género sea utilizada como herramienta de análisis, y así evitar caer en la trampa de esa especie de maniobra que deviene en reversiva -tal como insiste en advertir Claudia Pérez- cuando es esgrimida como causal explicativa de la desigualdad, logrando crear allí, en el mismo núcleo de  enunciación, un dispositivo naturalizante.

De todas formas, creo que el peligro mayor es que perdamos de vista las hendijas que se abren en la carcasa del paradigma patriarcal; esas necesarias fisuras por donde podemos inmiscuirnos, para desplegar visibilidades.

Precisamente una de esas hendijas es lo que busco  rescatar en este escrito.

Aparece atractiva la posibilidad de recorrer una Genealogía de las Mujeres (Sapriza,G.) desde la cual detectar los contextos y los dispositivos que posibilitan visibilidad a lo femenino, ya sea a través de la protagonista de un momento de la cultura o de la intelectualidad uruguaya o de un ir siendo particular; a la vez, también para reconocer los nudos u obstáculos respecto de la existencia de la memoria de ese recorrido y su  respectivo aporte.

Para ello muchas historias podrían rastrearse y a través de ese proceso de producción de nuevos sentidos, develar  los modos en que se van engenerando (1) los diferentes caminos del ir siendo existencialista y especialmente, del ir siendo beauvoriano.

En esta oportunidad, comparto mis interrogantes acerca de la trayectoria de Reneé B. de Tajes: ¿Dónde se guardan los escritos, audios e imágenes de sus actuaciones, en definitiva: su huella?

 

Breves trazos para un perfil

 

“Reneé estudió primaria y secundaria con las monjas, a pesar de ser descenciente de una familia judía. De niña actuó con Lola Membrives en la obra de Federico García Lorca, Mariana Pineda.” (2)

Puede descifrarse del vídeo que nos ofrece Youtube, el programa de uno de sus recitales, en el que junto con su marido Juan Tajes, en 1947, recitaba a Alfonsina Storni, Gabriela Mistral, Juana de Ibarbourou; el cantando y ella recitando.

“Se recibió en 1950 de Bibliotecaria, y fue la primer delegada y becada a España, (Biblioteca Nacional de España), Londres (British Library), San Pablo (Biblioteca Municipal Monteiro Lobato) para indagar y aprender del sistema de bibliotecas públicas. Su jefe directo era Juan C. Onetti (Director de Artes y Letras de la Intendencia de Montevideo del cual dependían las Bibliotecas Municipales).” (3)

La voz gruesa y sensual de Reneé B. De Tajes, que al recitar se hace llamar Renée Lys, denuncia herencia y cuasi proyecto de negritud; su ritmo, su cadencia envuelve como un manto: única huella tangible de su arte, junto a algunos recortes de diarios de la época, guardados amorosamente por su hijo, Juan Carlos Tajes.

Estructuras estructurantes, que estructuran prácticas, nos propone nuevamente la profesora Susana Rostagnol, siguiendo las aportaciones de Pierre Bourdieu e instalando en medio de esta búsqueda de comprensión, una estrategia posible. Por ello, en este como en otros casos, cabe la pregunta acerca de lo genérico haciendo síntoma desde la invisibilidad: ¿es esta una hipótesis posible para las pocas huellas que encontramos del tránsito de Renée?

En esa época, Carlos Quijano fundaba el conocido Semanario Marcha, Juan C. Onetti editaba su novela El Pozo (1939); Joaquín Torres García fundaba su taller de pintura y en las mesas del Bar Metro o del Sorocabana, se reunían  ellos y otros más, a polemizar. Las mujeres en esas mesas no eran mayoría, pero tampoco pasaban desapercibidas (Idea Vilariño, Amanda Berenger, Ida Vitale, etc.); los amores entrecruzados, las fidelidades y las transgresiones se iban entramando, a la vez que una lectura crítica de la realidad del país.

Los aspectos conservadores de la sociedad de ese tiempo, igualmente, no dejaban de resistirse; así como desigualdades que no se percibían a la vez que otras eran interpeladas, en fin: movimiento hacia la transformación por el camino de una capacidad de crítica muy racional, positivista al fin, aunque con opciones políticas de cambio.

“Sus padres la llamaban Malika René (en árabe, Reina Renée), nació en Córdoba, Argentina, un 25 de octubre de 1916.” La simple denominación como René Lys resulta suficiente para encontrarla en la marejada de videos publicados en Youtube, acariciando con su voz algunos poemas de Nicolás Guillén. Esta especie de transgresión de Renée  al perfil racionalista predominante , fue quizás el motivo que no posibilitó dejar mayor huella.

Fue por tan engenerado (4) y étnico su decir, que no encontró espacio su arte, en esa  generación de intelectuales de  corte patriarcal,  llamada por Angel Rama como la generación crítica o  la Generación de los Alacranes (5)?

Me gusta pensar que nos dejo una hebra para transitar por este laberinto de interrogantes, en uno de sus poemas, publicado en la revista Mundo Uruguayo, el 5 de diciembre de 1957:

 

Qué importa todo

 

si volveré a las primeras formas

 

por la ley dominante del

 

color

 

rasgando tonos

 

degradados

 

para tocar

 

la vibración del

 

gris.

 

Iré

 

en mi busca

 

cuando

 

llegue a la luz

 

me fugaré

 

en geométricas figuras

 

hasta encontrar mi dimensión

 

total.

 

                                 R.B .de T.

                                                                                                           

 

Lilián Toledo

Montevideo, octubre de 2017

 

 

 

 

Referencias: 

(1) Término adoptado a partir de la lectura del material Engenerando nuestras perspectivas (Facio, A., 2002)

(2) https://www.youtube.com/watch?v=2RFxOwkipqU&t=16s

(3) Entrecomillado corresponde a las aportaciones de Juan Carlos Tajes.

(4) Término tomado de Alda Facio.

(5) También llamada “Generación del 45” o “Generación Crítica”, es la que hace su lugar en un país gobernado por el llamado Neobatllismo, que intentaba continuar las reformas sociales, el desarrollo de la industria, el fortalecimiento de la educación como camino de mejora y ascenso social que había comenzado de la mano del Presidente J. Batlle y Ordoñez y continuaba con L. Batlle Berres; “como el Uruguay no hay” es la frase que sintetizaba esa comodidad provinciana.

 

 

Bibliografía consultada

 

  • Facio, Alda. Engenerando nuestras perspectivasOtras Miradas, vol.2, Num.2, -diciembre de 2002, Venezuela.
  • Rama, Angel.La generación Critica(1939-1969).Arca, 1972, Montevideo.
  • Stolke, Verena. La Mujer es puro cuento:la cultura del género. Universidad Autónoma de Barcelona.

 

 

 

 

Buscar en el sitio

contador de visitas
 

 

Nacida a los comienzos de los '60, en una familia de trabajadores. Tiene formación en Psicología Social y Educación popular y trabaja en diversos procesos de capacitación y formación, en especial el tema de la autoestima y género. Escribe poesía desde los años '80. El primer libro colectivo en el que participó, fue "Escritos de la Cárcel" (1986). Luego en "Retratos del agua" (2001), "Unicornios" (2004) y "Arca de letras" (2015), estos tres últimos junto a un colectivo de autores sanduceros integrantes del Movimiento Sueña Palabra. De manera individual lleva editados cuatro libros: "Versos transgresores" (2010), "Palabrotas" (2012), "De Cautiverios" (2015), y "Cántaros de sombra" (2016).