periodismo cultural y nueva obra

 SUMARIO                                                                                                                                          

 

 

 

__LA TRANSGRESIÓN DE RENÉE LYS. Lilián Toledo

    Click en botón Voces

 

 

 

__SÚPERVIAGRA. Leonardo Scampini

    Click en botón Ficciones

 

 

 

__POEMAS. Susana Pàez

    Click en botón Textos

 

 

 

__DESMATERIALIZACIÓN Y FORMA. Pinturas de Atilio Gutiérrez

    Click en botón Imagen

 

 

 

__DIRECTO AL HUESO. Lía Becerro de Bengoa

    Click en botón Estados

 

 

 

__OTRA GUÍA PARA DOCENTES. Leer novelas en la escuela

    Click en botón Sociedad

 

 

 

__MOCASINES DADA.  Wilmar Berdino

    Click en botón Música

 

 

 

N° 3 - Abril de 2018

____________________________________________________________________________________________

 Familiars

 The Antlers

 

Como lo habitual es que los artistas pongan toda  su carga de talento en uno o dos discos y luego se queden vacíos y ya no tengan nada para decir ni manera de hacerlo, uno no puede menos que caer desmayado cuando asoma un grupo que no se cansa de producir buenas cosas. Es lo que sucede con la banda norteamericana The Antlers, que ya van por su quinto disco y que cada uno de ellos me ha partido el alma poniéndome la piel de gallina hacia adentro. Sus letras son sumamente introspectivas pero no necesitan cantarte nada para transmirte el desamparo y la desolación que debemos cargar como una cruz en esta vida. Burst apart -su anterior disco- me licuó las venas y si hubiera sabido cómo, es seguro que salía de mi cuerpo y me iba hacia otra dimensiòn en un viaje astral. Familiars transmite otra paz y parece querer escapar de la aflicción y el desconsuelo. Es una música para acostarse sobre una balsa de troncos y dejar que el río te lleve. O para hacer el amor suavecito, casi como quien no quiere terminar jamás.

 

_______________________________________________________________________

 

Con Danilo Pandolfo

 

 

ENTREGARSE A LA SITUACIÓN

 

 

La asamblea fue convocada para fundar una asociación de amigos que financie la vuelta al ring de un ex boxeador, y a tales efectos, uno de los salones del club Huracán F.C. está colmado de gente. Pero los integrantes de la Comisión Directiva encargados de dar por iniciada la asamblea, demoran en llegar y Manduraco -el boxeador-, sólo en un costado de la sala y más perdido que gusano en manzana de plástico, se mueve incómodo, mira al piso y en cierto momento intuye, que lo mejor es dar explicaciones a los presentes.

 

 

El mundo interior del personaje pide prestado el cuerpo de Danilo Pandolfo, quien desde un ejercicio de motricidad retraída y contracturada envía señales claras de que no es muy cómoda la posición en la que está.

Escrita por Darío Lapaz y el propio Pandolfo, “Manduraco , el cabortero” se ha presentado recientemente en el Festival 20 años de Imagina, y un poco antes visitó la Sala Verdi de Montevideo.

“La obra surge de una imagen que yo tenía en la cabeza de un boxeador saltando la cuerda, escuchando cumbia y recitando poesía. Todo junto a la vez. A partir de ahí se desataron disparadores entre historias familiares y la biografía de Ringo Bonavena -de quien sacamos frases que están en la obra- y construímos un personaje muy simpático, tierno y divertido, que enseguida genera empatía con el público. Es una gran recopilación de pequeñas cosas que después en el trabajo, en la escena, van como cayendo en su lugar ” -cuenta el actor sanducero.

En vez de trabajar con dramaturgia ajena, Imagina tomó la opción de elaborar sus propios textos por entender que es difícil encontrar cosas ya hechas que coincidan con los criterios del grupo. De esta manera, el mensaje es el que se quiere transmitir, y la obra puede irse modificando, si se considera necesario, durante el tiempo que la misma siga representándose.

“Con Manduraco pasa eso. Es una obra que de principio a fin tiene su texto pero que a la vez ha ido mutando, cambiando las intensidades. Se va descubriendo también, que en algunos lugares donde la obra se presenta, determinado elemento era más dramático de lo que uno pensaba, o que en otros, la parte de humor es la que mejor funciona. Hay sitios donde la gente se queda más reflexionando y otros donde se transforma en una comedia. Se trata de una pieza maleable y el lenguaje cotidiano con el que se maneja también te permite esa maleabilidad.”-afirma Pandolfo.

Su ductilidad como actor no está en tela de discusión. Tanto puede posicionarse en el rol de un tipo parco y medio bestia como el boxeador en cuestión, como asumir un papel extrovertido, pleno de chispa y sentido del humor. Sólo verlo en el Bus Turístico, con sus ingeniosas canciones, sus ocurrencias verbales y sus giros gestuales efectistas, alcanzan para la muestra.

 

AMBICIONES

 

 

Además de llevar Manduraco a la Capital, Pandolfo hace teatro para niños en el interior, integra el bus turístico, ha montado la pieza “Cuántos cuentos” en Casa de Cultura con el concurso de su grupo de alumnos, y hasta realizó la tarea de presentador en la Tatoo Fest. Todos datos de que está pasando por un buen momento.

A la hora del trabajo concreto no le pesa aplicarse durante mucho tiempo a un mismo personaje ni tampoco tener que dividirse entre varios en los momentos en que está exigido por un conjunto de piezas para representar.

“He pasado por las dos etapas: la de enroscarme y quedarme pensando en un personaje, y dejarlo leudar, y volverlo a retomar, y trabajarlo durante un año y pico todos los días como me pasó con el personaje que hice en la obra La Defensa. Durante ese proceso me dediqué a eso. Ahora en cambio estuve laburando para una obra en Fray Bentos, debí crear un personaje para el bus turístico, y retomar Manduraco para sus diferentes presentaciones. Y también está bueno ese ejercicio de ir saltando de un personaje a otro, porque el trabajo del actor es entregarse a la situación.” reflexiona Pandolfo.

Desde el año 2000 está ligado a Imagina Teatro y gran parte de su tarea artística tiene conexión directa con su participación en este grupo. Según cuenta, el colectivo tiene las puertas abiertas a cualquier actor que quiera integrarse o traiga una propuesta, aunque luego se necesite como es lógico, un período de adaptación de la persona al grupo y del grupo a la persona.

 

 

“Vos podés entrar y salir en el momento que se te cante. Lo que sí, podemos llegar a ser muy odiosos con la puntualidad o con los que llegan desganados a trabajar, o van a chivear o a vender humo. Si sos de ese tipo te vamos a corretear enseguida...no somos muy finos para eso” -asevera.

“El actor tiene las puertas abiertas y no pasa por la parte técnica o condiciones para el oficio, pasa más por sentirnos a gusto con la persona, por generar un buen vínculo. Eso está por encima. Yo no voy a trabajar con nadie que ande en pila pero con el que no me pueda vincular bien. Si sos impuntual...cagaste! Si sos desprolijo y no te aprendiste la letra...cagaste! Si faltás a los ensayos está todo mal. Nosotros le damos mucho valor al hecho de trabajar cómodos” -agrega Pandolfo.

Imagina ha venido tendiendo redes con otros grupos de teatro del interior de Argentina y Uruguay, y ese entramado les ha permitido hacer obras como “Manduraco” en Paysandú y diez u once ciudades más. Esas actuaciones en diferentes centros urbanos, no son como pudiera pensarse pura gimnasia para ser feliz haciendo lo que a uno le gusta; también se sobrevive gracias a ellas.

“Yo vivo de esto que hago. Hay un concepto muy manejado tipo 'dejá esa guitarrita de mierda', o la nena que le dice a la mamá 'yo quiero ser bailarina', '¿y de qué vas a vivir? -le pregunta. Y de eso vas a vivir. Aunque se viva como se pueda. No hay que tener grandes ambiciones económicas para ser un actor de teatro en el interior. Hay que tener grandes ambiciones artísticas” -concluye diciendo.

 

Leonardo Scampini

 

*Entrevista publicada a principios de 2017 en el diario El Telégrafo de Paysandú.

Buscar en el sitio

contador de visitas
 

______________________________________________________________________________________________

 

M Ú S I C A

___________________________________________________________________________________________________________________________________

 

C I N E

 

Papá Tarantino está detrás. En las historias que se entrecruzan, en la violencia, en la irrupción de lo inesperado. Pero es una gran película. Tres vidas pasean su instante de eternidad en la Ciudad de México entre la maravilla y el filo de diamante del final. Estás muerto si amás desmesuradamente, estás muerto si tenés grandes ambiciones, estás muerto si la naturaleza te cuelga una estrella. ¿Es la ternura un recuerdo que sobrevive entre la suciedad y los andrajos?

_______________________________________________________________________________________________________________________________

 

N E X I T U D

 

.Obra emergente

 (revista digital)

 

https://issuu.com/obraemergente/

docs/segundpreoes