music is in the air

Crónica

03.08.2011 06:34

douglas coupland en zürich

 

 

 

tú no eres tu cuerpo

 

 

              

 

   COUPLAND subió al escenario con aire de animal acorralado, femenino. Miró a la gente escondida en la penumbra y susurró algo inaudible con grave voz de bajo. El recinto estaba tres cuartos lleno y la manada de treintañeros  y venerables sexagenarios que la componían se arrebujaban en la seguridad del semianonimato que la penumbra brindaba. El escenario tenía dos columnas romanas a los costados alumbradas por una pálida y chic lucecita rosada. Una mesita del siglo pasado de seis patas servía de oratorio, de confesionario. En las mesas habían velas metidas en frasquitos de vidrio. El ambiente era sosegado, paciente, inocuo.

   Coupland miraba con aire alcoholizado una mirror ball que proyectaba luces sobre él y dijo, trastabillando ‘¿Hay luces sobre mí?’ y la audiencia, complaciente, educadísima, jem-jem-jem. Oh, bien, Mr. Coupland se apoyó en la mesita y dijo hello everybody, hello Zürich, is Christmas, don’t? and downtown downtown –y comenzó a cantar Downtown de Neil Young,  del  disco Mirror Ball. Después dijo que iba a leer algunos capítulos de su primer libro Generation X, y se iban a proyectar un par de vídeos: el primero sobre Life After God, su tercer libro, y una entrevista que Mtv le había hecho. Después preguntas y respuestas. Después firma de ejemplares para aquellos que quisieran, aquellos que tuvieran ejemplares para firmar.

 

 

 

   (Ay de mí corriendo por los pasillos iluminados de la estación de trenes de Zürich buscando la salida y al encontrarla –mientras los borrachitos gritaban cosas sin sentido desde los baños- al subir la escalera pensé que estaba muerto y que el cielo existía: millones de luces amarillas pendían sobre la Bahnhofstrasse todo a su largo y la noche era como día pero un día fantástico con japoneses deambulando por la calle más cara del mundo con bolsas de compra y los tranvías circulando por los raíles engrasados y las vidrieras adornadas con guirnaldas y más luces: un orgasmo lumínico que después entendí: no me había muerto, el cielo seguía sin existir y las luces anunciaban la llegada de la Navidad y los japoneses eran sólo japoneses, neuróticos, hoscos, sonrientes, d e s a g r a d a b l e s  japoneses)

 

 

   COUPLAND leyó por cierto muy bien con grave voz pausada, actuando los personajes de Generation X, retrocediendo y avanzando con la voz, con los gestos amanerados, exagerados, y era la voz necesaria que cuenta cuentos para dormir, la voz segura que apacigua, la voz de una generación, nuestra generación que necesita de narradores nocturnos para dormir  y soñar en la posibilidad que todo al despertar sea levemente mejor, o por lo menos distinto. Él dijo que no creía que las generaciones fueran fruto de determinada edad sino más bien de determinados sentimientos, determinadas formas de encarar situaciones. Los venerables ancianos del auditorio asentían en cómplice silencio. Coupland, vestido de turista yanqui (jeans, campera inflable sin mangas, remera marrón, botas de montaña anudadas hasta la mitad, gorrito de lana) susurraba cada tanto,  interrumpiendo la lectura –sus personajes andaban por Caléxico, buscándose a sí mismos en el desierto entre California y México- mirror ball mirror ball mirror ball que me alumbras y cantaba de nuevo Downtown de Neil Young con flexible acento canadiense del que él se excusaba. Nacido el 30 de Diciembre de 1961 en la base canadiense de la NATO en Baden Söllingen en Alemania, Coupland se crió en Vancouver, Canadá, en donde aún vive y en donde escribe sus libros. El primero de ellos lo convirtió en el ícono mundial de una generación y en el star de la media. Hoy anda por su cuarto libro, Microserfs, que trata irónicamente de los freaks de los Computers, empleados de Microsoft en Silicon Valley, California, que dejan de tener vida y se inventan una nueva dentro del formato de la pantalla del personal computer poblada de signos sin significados y significados sin sentido. Tras Generación X, Shampoo Planet y Life After God, Douglas Coupland se sumerge aún más en el  sinsentido de nuestros días y proclama, visiblemente bebido, tras acudir nuevamente a Neil Young que ‘el año que viene quisiera ser mejor de lo que soy hoy día, pero peor de lo que seré mañana’. Tempo es la palabra mágica. Tempo es la palabra mágica. Coupland ve seres con las manos alzadas buscando respuestas a sus preguntas pero también ve alguien que toma vino blanco y ruega para que no sea vino francés. Espero que no vendan vino francés en un sitio tan bonito y conciente como éste dice dejando los ojos en blanco y acentuando la frase con un quiebre de muñeca, yo no soy especialmente consecuente con las críticas a las acciones de las naciones pero lo que hace Francia en el atolón de Mururoa me parece una cochinada para la humanidad, y a continuación agrega que si no es vino blanco francés le gustaría tomar un poco. Aplausos. Aplausos. Aplausos. Coupland no sólo es conciente como nosotros. También se viste como nosotros. También bebe como nosotros. Es tan común como exitoso, es tan occidental, tan afeitado, tan agradable; es afeminado pero tiene voz grave, su mirada es neutra, negra  y directa, su nacionalidad confusa, su pasado distante y reciente, está en esa edad indeterminada entre la juventud y la vejez, es ingenioso, rápido, cadencioso. Al finalizar el show adoptaremos sus poses para nuestro cuarto de hora y su magia nos seguirá dondequiera que vayamos. Es el amigo perdido, la abuela contadora de cuentos, la conciencia. Todo en uno. Todo en el mismo paquete. El bebé de la multimedia. Mac Donald’s vuelve a triunfar o como él mismo responde a la pregunta de la entrevistadora en el vídeo de la Mtv que pasan a sucesión: ‘¿Si fueras un animal cuál serías?’ ‘¡Yo soy ya un animal!’

 

 

 

             

 

 

 

i

am

already

an animal!

 

 

(me recuerdo a mí mismo tendido enfermo dentro de una carpa que tenía el techo amarillo, con fiebre, delirando, levantándome por la noche para vomitar sacando sólo la cabeza por una rendija de la puerta de la carpa viendo los otros habitantes del camping nuevozelandés dormir despreocupadamente y yo arrojando las tripas escudado por las montañas de Queenstown, The Remarkables, donde por el día hordas de turistas japoneses asolaban mis bares bebiendo cosas lamentables como coca cola con limón, y el libro de Coupland  Life After God a mi costado, releído, releído, releído, ah mis viajes, el viaje físico, el viaje del alma, el tiempo es una cosa divertida, la distancia es algo relativo, mi  e n v o l t u r a  comenzaba por aquel entonces a secarse, a decaer, y una loca de Vancouver me decía que yo tenía los ojos más bellos que había visto jamás y yo pensaba sí pero mi envoltura comienza a decaer y la veía desnudarse en la arena de la playa y yo trataba de ver posibles delfines en el agua de Nelson, posibles focas en el agua de Nelson…)

 

 

   COUPLAND dice que el tiempo es una cosa divertida. Asiento desde la penumbra. Mis compañeros treintañeros también. Los sexagenarios no parecen de acuerdo. No lo encuentran divertido. Pero Coupland había dicho con anterioridad que la generación no es una cuestión de edad. Quizás no es una cuestión de edad. Es una cuestión de tiempo, de tiempo posible, de tiempo aprovechable, de ¿tiempo que resta? El tiempo es el tiempo que resta.

 

 

 

 

 

el tiempo es el tiempo que resta

 

   COUPLAND se despidió del benevolente y aseado público con un chiste acerca de un empleado de Microsoft y una rana del cual entendí todo menos el final (bravo, Berdino) mientras la mirror ball giraba y giraba como en una película de Travolta, como en un baile en el Deportivo de mi juventud y la gente se levantaba entre comentarios concordantes  y una tendencia de ir a orinar antes de la firma de ejemplares. Coupland desapareció detrás de las cortinas bordó que hacían de telón y yo desaparecí tras una Miller de 4,50 de contenido alcohólico. Una moza se agachó para levantar algo del suelo. Los comensales, tal era el nivel culturoso, hablaban en inglés. Coupland reapareció, ídolo de la media, rodeado de escuálidos guardaespaldas de rapadas seseras. Coupland sostenía en su mano izquierda un vaso de vino blanco, un apéndice de la amena jornada

   Coupland se dirigió a la mesa de la firma  y los pacientes formaron cola. Yo terminé mi Miller y me puse en mi sitio de paciencia viendo cómo cada integrante de mi generación, treintañero o sexagenario, tenía algo que decirle al representante bebido, nuestro muchacho canadiense. Al llegarme el turno le deletreé mi nombre al hombre pero él blableaba en manera lamentable las sílabas así que terminé diciéndole un abreviado y yanquizante Willi para tranquilidad de los guardaespaldas & sucesores en la cola. No ocaso para el muchacho, no hoy, please, las luces de Navidad brillan por sobre toda la Bahnhofstrasse, los japoneses cargados con sus compras navideñas y uno, al emerger de los pasillos de la estación tiene la impresión que está muerto tanta es la majestuosidad, el fasto, no ocaso para el representante de la generación, no hoy, al menos, por favor.

 

   (Yo era siempre el mismo, vagabundo inmemorial, perdido en otras zonas del mundo, y el código de supervivencia era un código Coupland y mi tendencia a mitificar me desmitifica vomitando mis demonios a través de un hueco de mi carpa con The Remarkables como testigos mudos, como mudos centinelas de mi alma, un alma X, un alma Coupland también)

 

 

 

 

Wilmar Berdino

Buscar en el sitio

    noticias

 

 

-Ensamble alemán de visita. Es sin duda una situación excepcional para los interesados en la creación musical de nustros días: Montevideo recibirá nuevamente la visita del Ensemble Aventure, uno de los más destacados conjuntos instrumentales europeos consagrados a la interpretación de música culta contemporánea. A cinco años de su primera visita a nuestra ciudad, oportunidad en la cual ofreciera dos memorables conciertos, el conjunto ofrecerá un concierto en la Sala Zitarrosa el viernes 26 de agosto a las 20:00 horas, con entrada libre.
En esta oportunidad el Ensemble Aventure se presentará con los siguientes solistas: Liz Hirst (flauta), Alexander Ott (oboe), Walter Ifrim (clarinete), Wolfgang Rüdiger (fagot), Akiko Okabe (piano), Friedemann Treiber (violín), Jessica Rona (viola) y Beverly Ellis (violonchelo).
CONCIERTO EL VIERNES 26 EN LA SALA ZITARROSA
El nutrido y exigente programa que el Ensemble Aventure ofrecerá en Montevideo es el siguiente:
Nicolaus A. Huber: “La force du vertige” (1985) para flauta, clarinete, violín, chelo y piano.
Héctor Tosar : “A cuatro” (1969) para flauta, oboe, fagot y piano.
Rolf Riehm:  “Fioretti  within my bosom” (2000) para clarinete, chelo y piano.
Natalia Solomonoff: “Tarjo” (2011) para flauta, oboe, clarinete, fagot, piano, violín, viola y chelo. 
Michael Quell: “Ekstare” (1988/90) para flauta, oboe, violín, viola y chelo.
Jorge Horst: “herético furor” (1998, rev. 2001) para flauta contralto, clarinete bajo, violín, chelo y piano.
Graciela Paraskevaídis: “libres en el sonido presos en el sonido” (1997) para flauta, clarinete, violín, chelo y piano.
Las obras de Horst, Huber, Riehm, Quell y Paraskevaídis serán escuchadas en primera audición para el Uruguay, y la de Solomonoff será ofrecida en calidad de estreno absoluto. La obra de Tosar no se ha escuchado en Montevideo desde 1983, por lo que constituye también una primera audición para buena parte del público.
La gira del Ensemble Aventure cuenta con los auspicios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania, el Instituto Goethe de Múnich, el Estado de Baden-Württemberg y el Departamento de Cultura de la ciudad de Freiburg, sede del conjunto. Las actividades en Montevideo han sido declaradas de interés cultural por parte de la Dirección Nacional de Cultura del MEC.


CLASES MAGISTRALES Y ENSAYOS ABIERTOS EN LA EUM
Durante su breve visita a Montevideo, el Ensemble Aventure desarrollará además clases magistrales y ensayos abiertos de repertorio de cámara contemporáneo en la Escuela Universitaria de Música, en el marco de sus cursos de Educación Permanente, tal como lo hiciera en el año 2006.
Las actividades serán las siguientes:
- El viernes 26 de agosto entre las 10:00 y las 13:00 tendrá lugar el ensayo general abierto del programa del concierto a llevarse a cabo el mismo día 26 las 20:00 en la Sala Zitarrosa.
- El sábado 27 habrá dos sesiones de taller: de 10:00 a 13:00 y de 15:00 a 18:00, durante las cuales los integrantes del conjunto abordarán aspectos prácticos, técnicos y estéticos de obras de su repertorio.
Asimismo, trabajarán con estudiantes de la EUM, orientando su trabajo de interpretación de obras contemporáneas.
Estas actividades se desarrollarán en el Auditorio de la Facultad de Artes (18 de julio 1772). Quienes deseen tomar formalmente estas clases magistrales y ensayos abiertos de repertorio de cámara contemporáneo podrán inscribirse hasta el día 26 inclusive en la Escuela Universitaria de Música con el profesor Osvaldo Budón, coordinador de la actividad, o en la dirección electrónica <obudon@adinet.com.uy>.
Para quienes deseen asistir a dichas actividades en calidad de oyentes, la entrada es libre.

EL ENSEMBLE AVENTURE

El Ensemble Aventure fue fundado en Freiburg, Alemania, en 1986, con una formación instrumental que respondía a la de unas de las obras paradigmáticas del siglo XX, el “Octandre” de Edgar Varèse: flauta, oboe, clarinete, fagot, trompeta, corno, trombón y contrabajo. En el correr de los años, se fueron incorporando otros instrumentos, según las exigencias de su amplio repertorio.
Este conjunto se ha establecido como uno de los ensambles europeos más significativos y relevantes en la difusión de la música actual, habiendo ofrecido numerosos conciertos en varios países de Europa y América Latina. El Ensemble Aventure se caracteriza también por contar, desde sus inicios, con un inusual repertorio de compositores latinoamericanos, algunos de los cuales han sido incorporados a sus más de veinte producciones fonográficas.
Aventure está celebrando este año su 25º aniversario de actividad ininterrumpida con una temporada estable en Alemania, una gira por Corea y esta segunda gira por América del Sur.


          

 

-Pogled. Un hombre atraviesa la guerra. Y regresa.

Mixtura de teatro documental, conferencia teórica, performance audiovisual y recital de rock con banda sonando en vivo, POGLED aparece como un eco contemporáneo sobre el derrumbe.

Dormirse dulcemente en un mundo y despertarse brutalmente en otro.
Como una estatua de Lenin partida en cuatro pedazos, cruzando el Danubio.
Un hombre atraviesa la guerra, los Balcanes, la tierra. Y regresa. Pero ya es otro
Texto y actuación: Ivan Solarich
Dirección: Santiago Sanguinetti

Banda en vivo: Ditirambo

 

 

FUNCIONES

viernes y sábados : 21.30 hs

domingos 20.00 hs

Entradas limitadas: $ 200

EL MURA
Mercado Agrícola (entrando por Juan J. de Amézaga)

-estacionamiento vigilado-

Reservas: 095-610 314

 

 

 
 
 


 

-Instalación sonora. "TranS(obre)por" es una instalación sonora en proceso, perte neciente a Marcelo Armani, que tiene por objetivo mapear y llevar a la galeria los sonidos existentes en el ambiente urbano de la ciudad de Porto Alegre. Para eso, el artista recorrió durante el período del 18 de julio al 7 de agosto algunos locales de la ciudad, recolectando fragmentos con el auxilio de un grabador digital y de un micrófono de contacto. Estos elementos fueron editados y sobrepuestos uno a uno.

 

Galeria Augusto Meyer, Casa de Cultura Mário Quintana, Porto Alegre, RS, Brasil, 21 de julho até o dia 28 de agosto de 2011. Entrada franca.


 

 

 

 

 

 

 

-Folletín de diez manos. Cada uno de los autores que escriben la novela-folletín-blog (cabrera, cavallo, santullo, soriano, trujillo), escribe un capítulo de no más de 2000 palabras. Para eso tiene una semana de tiempo. Cuando termina, envía su capítulo al encargado de hacer el siguiente. Cuando se cumplen 5 vueltas y, por lo tanto, se llega al capítulo 25, la novela se termina. Cada capítulo está acompañado de la ilustración de algún artista. Interesante.

 

http://folletindediezmanos.

wordpress.com/

 

 

 

 

 

 

-EE.UU y la música digital. En los pronósticos de la última edición de su reporte sobre la música grabada a nivel global, la firma Strategy Analytics anticipa un nuevo hito para los formatos digitales en el año que viene.La compañía estima que los consumidores estadounidenses gastarán $2.700 millones de dólares el año que viene en CDs, por debajo de $2.800 millones en música en línea. El reporte también contempla la situación en 2015, pronosticando que los ingresos de la música en línea estarán conformados en un 39% por descargas de sencillos, 32% por descargas de álbumes, 14% por suscripciones y 14% por publicidad.

 

 

 

 

-Cursos de música en internet. Artículos y videos para aprender a tocar o mejorar conocimientos sobre guitarra, piano y otros instrumentos. La página se llama Virtuosso (www.virtuosso.com)